EL VELO

Por Benjamin Shaw

Reforma Siglo XXI, Vol. 20, No. 1

Cuando Adán y Eva estaban  en  el huerto,  estaban en la presencia directa de Dios . Después de su transgresión, fueron expulsados, separados de la presencia de Dios . Se colocaron querubines con una espada llameante al oriente del huerto para evitar su regreso y para imponer la separación de la presencia de Dios. Los hombres podían ofrecer sacrificios a Dios, podían orar a él, pero el camino a su presencia permanecía cerrado. Los querubines, ya no visibles, permanecían en guardia . Por generaciones, esta separación prevaleció .

Cuando Moisés recibió la ley en el monte Sinaí, esa ley incluía instrucciones para construir el tabernáculo . Se incluyeron instrucciones para hacer una cortina o velo (Éx . 26:30- 35) . El propósito de esta cortina era dividir el Lugar Santo del Lugar Santísimo . En el Lugar Santo estaban el candelero, la mesa para el pan de la proposición y el altar del incienso . En el Lugar Santísimo estaba el arca del pacto, cubierta por el propiciatorio, sobre la cual había dos querubines custodiando la presencia de Dios . Este fue el lugar donde Dios hizo visible su presencia y desde donde habló a Moisés .

El velo que dividía el Lugar Santo del Lugar Santísimo estaba bordado con querubines, representando a los querubines al oriente del Edén, que mantenían a la humanidad lejos de   la presencia de Dios . Pero ocurrió un cambio . La prohibición absoluta de entrar a la presencia de Dios ahora no era tan absoluta . La puerta a la presencia de Dios que se había cerrado tan firmemente en Edén ahora se abría un poco . Era una grieta muy pequeña, sin duda, pero verdadera . Ahora el sumo sacerdote, una vez al año, acompañado por el humo del incienso y la sangre de los sacrificios, podía entrar al Lugar Santísimo (Levítico 16) . Él podía entrar al lugar de la presencia de Dios .

El pueblo habría sabido sobre esto si hubiese recibido la instrucción adecuada . La ley debía ser leída ante el pueblo cada siete años (Deut . 31:9-13) . Los levitas habrían mencionado tales cosas en su labor de instrucción en el pueblo . Sin embargo, para la mayoría, el cambio habría parecido insignificante . Después de todo, solo afectaba al sumo sacerdote, y solo una vez al año . Además, a medida que pasaron más generaciones, no hubo más cambios en los estatutos para indicar que se podría esperar un nuevo desarrollo . Cuando se construyó el templo, se hizo un velo nuevo bordado con querubines y se separó el Lugar Santísimo (2 Crón . 3:14) . Además, las paredes del templo estaban adornadas con querubines . Excepto por el sumo sacerdote una vez al año, no había entrada a la presencia de Dios .

Sin embargo, la era profética insinuaba que vendrían más cambios . Isaías 25:7 dice: “Y destruirá en este monte la cubierta con que están cubiertos todos los pueblos, y el velo que envuelve a todas las naciones” . La palabra “cubierta” no es lo mismo que la palabra “velo” . Sin embargo, la conexión con el monte sagrado del Señor y la ansiosa expectativa del pueblo por la venida del Señor al menos sugieren un cambio adicional, un cambio muy significativo .

Nuevamente, se produjo un período de silencio. Luego, al final del ministerio de Jesús, en el mismo momento de su muerte, la cortina del templo se rasgó en dos, de arriba abajo .

Este testimonio está incluido en los tres Evangelios sinópticos (Mateo, Marcos y Lucas)  Algo extraño, magnífico y maravilloso sucedió  El camino a la presencia de Dios se abrió  una vez más Los Evangelios sinópticos presentan el hecho, mientras que el autor de Hebreos explica lo que sucedió .

Primero, leemos que Jesús mismo ha entrado detrás del velo,  la cortina (Heb . 6:19) Él ha ingresado como nuestro Sumo Sacerdote. Como el Sumo Sacerdote en el tabernáculo y en el templo, Jesús entró al Lugar Santísimo. Sin embargo, no era solo el Lugar Santísimo representativo del templo, sino el verdadero Lugar Santísimo del cielo  Allí Él ha ido a anclar nuestra esperanza .

Además, Jesús no entró al Lugar Santísimo temporalmente, como lo hacían los sumos sacerdotes del período del Antiguo Testamento En cambio, Él entró de una vez para siempre (9:11-12) . Es decir, entró una vez y para siempre por su pueblo, y entró permanentemente, para nunca salir .

Finalmente, el autor de Hebreos nos dice que nosotros también ingresamos al Lugar Santísimo por la sangre de Jesús (10:19-20). También se nos dice que la cortina representaba el cuerpo de Cristo  Con el derramamiento de su sangre, esa cortina se rasgó. El camino a la presencia de Dios ha sido restaurado. Los querubines protectores con la espada parpadeante han sido removidos. Lo que se perdió en Adán ha sido recuperado en Cristo ¡Soli Deo Gloria!

El Dr . Benjamin Shaw es decano académico y profesor asociado de Hebreo y de Antiguo Testamento en el Seminario Teológico Presbiteriano Greenville en Greenville, Carolina del Sur . Es colaborador de Did God Create in Six Days (¿Creó Dios en seis Días?)

A %d blogueros les gusta esto: