LA MESA PARA EL PAN DE LA PROPOSICIÓN

Por Michael G. McKelvey

Reforma Siglo XXI, Vol. 20, No. 1

Para muchos de nosotros, la mesa del comedor puede ser el lugar más preciado de nuestra casa. Esto no es solamente por el sustento que se recibe allí, sino también por la apreciada interacción que tiene lugar con familiares y amigos al compartir una comida .

Nuestra propia experiencia de la hora de la comida nos permite apreciar mejor el simbolismo de la mesa para el pan en el tabernáculo . Ubicada al lado derecho (norte) del Lugar Santo, la mesa estaba hecha de madera de acacia y cubierta con oro puro (Éx . 25:23-30; 37:10-16) . Medía aproximadamente noventa centímetros de largo, cuarenta y cinco de ancho, y setenta de alto . Un borde abarcaba el exterior de la mesa, y cuatro patas con cuatro anillos de oro adheridos la sostenían . Cuando llegaba el momento de mover la mesa, se deslizaban postes a través de los cuatro anillos para transportarla . Además, colocaban sobre ella platos, platillos, jarras y cuencos hechos de oro puro . Los platos y los platillos probablemente contenían el incienso, y los frascos y cuencos eran aparentemente utilizados para libaciones (ofrendas de bebidas) .
El propósito principal de la mesa era sostener “el pan de la proposición” (literalmente, “el pan del rostro”), que se colocaba ante la presencia o rostro de Yahvé (Éx . 25:30) . Cada sabbat, los sacerdotes reemplazaban los panes de la semana anterior con un lote fresco (Levítico 24:5-9) . Exactamente doce panes se colocaban en dos filas de seis, y estos panes representaban a las doce tribus de Israel . Estos panes eran una ofrenda de comida a Dios que se llevaba a cabo perpetuamente como “un pacto para siempre” (Levítico 24:8) .

Junto con los otros elementos del tabernáculo, la mesa resalta la relación de pacto entre Dios y su pueblo al habitar Yahweh con Israel de una manera especial . Aunque podría decirse mucho acerca de esta mesa, hay dos cosas principales a tener en cuenta.

Primero, la mesa del pan enfatiza la provisión de Dios para Israel . Dios es el Creador y el Señor del pacto que ha prometido redimirlos y cuidarlos . Como la fuente de su vida, Él les da su pan de cada día (como el “maná”  en el desierto;  Éx . 16:1-36) . Pero aún más, Él es la fuente de su vida eterna . Y el pueblo reconoce estas cosas al participar en el ritual   de ofrendas de comida en la mesa . Proveen para la mesa una porción de la abundancia que Dios les ha dado . De esta manera, las personas muestran su gratitud y adoran al Señor del pacto .

Segundo, la mesa resalta la comunión íntima que existe entre Dios y su pueblo . En la Biblia, una comida compartida era un momento de estrecha comunión entre las personas, especialmente en el contexto de pacto (por ejemplo, la comida de Abraham con Dios en Génesis 18:1-9) . Significativamente, el capítulo anterior en Éxodo proporciona un maravilloso
ejemplo de esto . En Éxodo 24:9-11, después de que Dios le dio su ley a Israel, Moisés y los ancianos subieron a la montaña para comer con el Señor, y el texto nos dice maravillosamente que en ese momento ellos vieron a Dios (vv .10-11) . Esta fue la comida del pacto que conmemoraba la relación entre Yahweh e Israel. Comer en la presencia de Dios reveló que Israel era íntimamente conocido y amado por Él . Entonces, como los doce panes eran una ofrenda de comida a Yahweh y más tarde eran comidos por los representantes sacerdotales del pueblo, la mesa se convirtió en un recordatorio perpetuo de la comunión íntima que Dios tenía con su pueblo .

Estos elementos del Antiguo Testamento son sombras de mejores realidades que han llegado a la Iglesia en Jesucristo (Heb . 10:1) . Él es la expresión más completa del tabernáculo/ templo como la presencia de Dios entre su pueblo (Mt . 1:23; Juan 1:14; 2:19–21) . A través de él, Dios le da vida a la Iglesia tanto ahora (Mt . 6:11; Fil . 4:19) como en la eternidad (Juan 3:16, Hechos 4:12) . El pan de la proposición finalmente señalaba a Jesús como el pan del cielo (Juan 6:22-65) . Él es el pan de vida (vv .35, 48), el verdadero maná del cielo (vv .30-33), y todos los que comen su carne y beben su sangre (es decir, creen en él) tienen vida eterna (vv .51-58) .

Este acto de alimentarse de Cristo por la fe se simboliza en la Santa Cena (1 Corintios 11:23-26), que no se limita a los sacerdotes como el pan de la proposición del pacto antiguo . En la comida del nuevo pacto, todos los creyentes ahora participan en una comunión íntima con el Dios trino, y juntos, los miembros de la Iglesia ven que son conocidos y amados por Él . La Mesa del Señor también señala el glorioso banquete de bodas del Cordero, donde Cristo y su Iglesia tendrán comunión para siempre (Apocalipsis 19:6-9) . Esta es la mesa que Dios está preparando para aquellos que lo aman, o más bien, para aquellos que son amados por Él .

El Dr . Michael G . McKelvey es profesor asociado de Antiguo Testamento en el Reformed Theological Seminary de Jackson, Misisipi, y un ministro ordenado en la Iglesia Presbiteriana en América . Él es autor de Moses, David and the High Kingship of Yahweh (Moisés, David y el alto reinado de Yahweh) .

A %d blogueros les gusta esto: