GUÍAS PRÁCTICAS ¡ORE POR LOS PASTORES!

Por Mark Driscoll

Reforma Siglo XXI, Vol. 12, No. 1

Hay que alimentar a las ovejas, reprender a los cerdos, matar a los lobos, y pegarle a los perros. La mayor parte de este trabajo la hacen los pastores. Y es por eso que los pastores necesitan las oraciones.

Si tú eres pastor, tú bien sabes que necesitas oración. Si tú eres oveja, por favor ore por tu pastor, para que lo puedas comprender, y para que él comprenda la voluntad de Dios para con las ovejas. Ayudará mucho si antes de apresurarte a la crítica, pasaras un tiempo en oración por él primero. De hecho, deberías pasar más tiempo en oración por tu pastor, que el tiempo que pasa criticándolo.

Mientras consideras cómo orar por él en lugar de criticar, será bueno recordar el entorno en que él vive. Al igual que en el Antiguo Testamento cuando los profetas batallaron contra los cananeos, y Jesús luchaba contra los fariseos, Pablo contendía con los judaizantes, Juan con el gnosticismo, Lutero con el papa de Roma, su pastor también podría estar librando una batalla férrea por el rebaño. A veces lo único que él necesita es un compañero de oración para mantener amor en su corazón, para no descuidar su hogar, y para resistir los ataques con un rostro de hierro.

Por todo el Nuevo Testamento Pablo a menudo pide que oren por él (Col. 4:3; 1 Tes. 5:25; 2 Tes. 3:1). A veces Pablo desnuda su corazón, escribiendo acerca de su pobreza, enfermedades, luchas, frustraciones, traiciones, cárceles y necesidades. Para los que quieren ser fieles en orar por su pastor, quiero animarle a que ore por él en siete maneras.

  1. Ora por discernimiento

Tu pastor necesita poder discernir las ovejas, los cerdos, los lobos y los perros para saber cómo él y la congregación deben responder. Y necesita la sabiduría de Salomón para poder pastorear su rebaño bien. Dichosamente, Santiago 1:5 nos dice que si le pedimos a Dios sabiduría, Dios nos oirá   y nos responderá. Por tanto, ora por sabiduría y discerni- miento para su pastor.

2. Ora por piel de cuero para su pastor

Los quejosos a menudo no tienen misericordia, y los traidores son aún más crueles. Tu pastor probablemente recibe correos electrónicos crueles de personas por las cuales él se preocupa.  Probablemente sufre chismes constantes contra él y su familia, y muchas veces debe dar la mejilla. Cuando tropieza, lo critican por ser mal líder.  Cuando tiene éxito,  lo critican los celosos. Cuando es joven, lo critican por no tener experiencia. Cuando es viejo, lo critican por no tener la energía e innovación que tenía cuando era joven.

Todo pastor invariablemente termina con el rostro metido en manos manchadas de lágrimas, y las ovejas que nunca lo ven deben saberlo. Algunos pastores tenemos piel de cuero gruesa, y aún así padecemos de momentos de depresión. A veces sólo sus esposas u otro pastor sabe de su dolor, porque saben que los lobos y los perros dentro del rebaño sentirán su debilidad y esto sólo despertará su deseo de sangre para devorar las ovejas. Por favor ora por tu pastor para que tenga piel gruesa y oídos sordos a los comentarios destructivos, y atentos a lo que sólo debe oír.

3.Ora para que su pastor pueda tener un buen sentido del humor

Sin esto, los pastores serán arrebatados por las presiones y el estrés, y perderán las maravillosas oportunidades de reír profundamente como un acto de fe. Los pastores no son perfectos; tampoco lo son sus ovejas. El ministerio impone muchas presiones, y el buen humor es una válvula de escape que ayuda a aliviar la presión. Sin esta válvula de escape, la presión sobre un pastor puede aumentarse hasta que estalle. Este quebrantamiento será espiritual, emocional, mental o física, dependiendo de dónde están las fisuras más débiles en su vida. Demasiados pastores se quebrantan. Algunos abandonan para siempre el pastorado, mientras otros siguen renqueando mientras el panorama se vuelve más y más gris.

4.Ora por favor que tu pastor pueda tener un corazón de ternura

Mientras pasa el tiempo, la tentación para todo pastor es volverse duro ante la vida. Muchas veces esta actitud es adop- tada como medida de supervivencia en el pastorado, para que pueda seguir adelante. Una de las primeras tareas del pastor es percibir y tratar el pecado, la necedad y el horror en las vidas de las personas que aman. Es brutal esta tarea. Si tu no eres pastor, sólo trata de imaginarte pasar tiempo cada semana con los enfermos y los moribundos en el hospital, dirigir fune- rales, aconsejar matrimonios a punto de deshacerse, asistir a adictos, llorar con los que han sido abusados o violadas. Las necesidades son demasiadas, y el pastor se siente muy inade- cuado para este trabajo. Nunca parece haber un fin. Para sobrevivir, un pastor es tentado a endurecer su corazón, reti- rarse de su congregación, o caer en momentos de ira. Ora por favor que el corazón de tu pastor se mantenga sensible para con Dios y el rebaño, porque esto requiere un milagro de la misericordia de Dios.

5. Ora por favor que tu pastor pueda tener humildad

Los pastores tienen reputación de ser orgullosos, y deben perseguir la humildad por la gracia de Dios. En dos ocasiones en el Nuevo Testamento se declara que Dios se opone a los orgullosos, más da gracia a los humildes (Santiago 4:6; 1 Pedro 5:5), y el libro de Proverbios declara dos veces que Dios aborrece el orgullo (Prov. 6:16,17; 8:13). Los Proverbios afirman, además, que si no aprendemos humildad, Dios impondrá una humillación como disciplina (Prov. 16:5,18). En pocas palabras, el orgullo es la raíz que nutre el fruto de todos los pecados. Ser orgulloso es buscar pleito con Dios. Pero Dios promete dar su gracia a los humildes. Nada daña una iglesia como el orgullo, y nada edifica como la humildad. Jesucristo es el perfecto modelo de una persona que practicó la perfecta humildad.

Bajo la dirección de Jesús, el pastor debe poner un ejemplo de humildad para todo el rebaño. Esto significa que el pastor humilde debe considerar las necesidades de otros por encima de sus propias necesidades. Debe luchar para que el nombre de Jesucristo sea exaltado, y no su propio nombre. Si no practica la humildad, un pastor orgulloso contribuirá a una iglesia llena de rivalidades, egoísmo, competencias y ambiciones. Se creará una congregación de personas imposible de enseñar, quienes no se someterán a las autoridades que Dios pone en la iglesia, y no manifestarán una actitud de verdadero arrepentimiento.

Cuando oras por humildad para su pastor, ora que el resultado de la humildad sea el de seguir la verdad donde- quiera que lleve. Ora que tu pastor pueda recibir consejo y amonestación de otros pastores, y que tenga el valor y coraje de dirigir su ministerio no importa el costo personal. Ora que pueda aprender de otros, arrepentirse rápidamente cuando sea necesario, y celebrar la obra de la gracia de Dios en las personas.

6. Ora porfavor que tu pastor pueda tener una familia que lo apoye

Tu pastor enfrenta muchas luchas: las acusaciones de Satanás, el veneno de los que lo critican, y el conocimiento de sus propias faltas. Por lo tanto, él necesita una esposa que lo apoye, y un hogar en el cual la presencia del Espíritu Santo sea evidente. Ora también por su esposa, porque la vida pastoral impone muchas demandas sobre ella de ser amiga de mujeres en la congregación que tal vez no le caen bien, asistir fiestas con personas que no conoce, divulgar detalles de su vida personal con personas en quienes no tiene confianza, compartir su matrimonio y familia con personas que no la aprecian, y soportar chismes de parte de gente que nunca ha conocido, y todo esto mientras siente el deber de servir en amor.

Ora también por los hijos del pastor. Si están luchando con el pecado en su vida, o luchando con su fe, hay una gran presión sobre ellos de esconder sus luchas para que su padre no pierda el respeto de las ovejas, para que los cerdos no puedan burlarse de su padre, para que los lobos no tengan oportunidad de atacarlo, y que los perros no tengan motivo de ladrarle. Un pastor debe anhelar que su esposa e hijos sean ni más ni menos que Cristianos maduros, por lo tanto ora que ellos, al igual que todo el rebaño, experimenten la santificación dentro de una congregación de amor.

7. Ora que tu pastor tenga pasión evangelística

Hay personas que mueren y van al infierno cada día. Y es fácil olvidar esto cuando un pastor tiene que pensar en las necesidades de las ovejas, la necedad de los cerdos, el peligro que presentan los lobos, y las amenazas de los perros. Por favor ora por que tu pastor nunca pierda una pasión por los perdidos, y que pueda apartar tiempo en su horario para luchar por su conversión.

Es apropiado dejar que la Palabra de Dios tenga la última palabra en todo esto:

«El impío es enredado en la prevaricación de sus labios; Mas el justo saldrá de la tribulación. El hombre será saciado de bien del fruto de su boca; Y le será pagado según la obra de sus manos. El camino del necio es derecho en su opinión; Mas el que obedece al consejo es sabio. El necio al punto da a conocer su ira; Mas el que no hace caso de la injuria es prudente. El que habla verdad declara justicia; Mas el testigo mentiroso, engaño. Hay hombres cuyas palabras son como golpes de espada; Mas la lengua de los sabios es medicina. El labio veraz permanecerá para siempre; Mas la lengua mentirosa sólo por un momento» (Proverbios 12:13-19).

A %d blogueros les gusta esto: