EL EVANGELIO DE JUDAS 2 NIVELES DE FRAUDE

Por  Peter Jones

Reforma Siglo XXI, Vol. 8, No. 2

(A pesar de que la euforia del Evangelio de Judas, y el Código DaVinci ha pasado, parece que continuarán los esfuerzos por ‘evangelizar’ al occidente con un nuevo gnosticismo.  Peter Jones nos ayuda a comprender algunos de los trucos empleados – para que estemos preparados para la próxima vuelta).

Nivel 1:  En un editorial por el periódico Los Angeles Times (13 de Abril, 2006) se reporta que la sra. Frieda Nussberger-Tchacos, la negociante de antigüedades que entregó el recién descubierto Evangelio de Judas a National Geographic, es una traficante acusada con récord penal.  Tchacos se presenta a si misma casi como ángel redentor, como alguien «escogida por Judas para rehabilitarlo». La verdad es que Judas sin duda la rehabilita a ella – al son de $1.5 millones. El Times se regocija al contar la deliciosa ironía que para evitar ir a la cárcel esta criminal (que sin duda violó la ley al sacar a Judas de Egipto), cual verdadero Judas, traicionó a su colega, Marion True, anterior director del museo J. Paul Getty.  True ahora está siendo juzgado por tráfico de arte secuestrado. El editorial del Times comenta, «… algunas cosas no cambian – excepto la inflación. Treinta piezas de plata en aquel entonces, o $1.5 millones hoy; todo tiene que ver sólo con el dinero». Hay otra ironía – este evangelio ‘nuevo’ lleva el nombre académico ¡«El Códice Tchacos»!

Nivel 2:  Pero a pesar de todo el fraude que rodea el documento, Judas es un ‘evangelio’ genuinamente antiguo, escrito en hojas de papiro, y proviene del cuarto siglo d.C.  El segundo nivel de fraude tiene que ver con el nivel ideológico. Los medios masivos corren primero a los teólogos liberales, quienes enmarcan los temas en términos que justifican su propios compromisos religiosos.  Elaine Pagels, restauradora de los evangelios gnósticos desde la década de los 70, declara que este nuevo ‘evangelio’ «explota el mito de una religión monolítica, y demuestra qué tan diverso y fascinante era el movimiento Cristiano primitivo».  Bart Ehrman llama a Judas uno «de los hallazgos más grandes de la historia antigua del Cristianismo». Los traductores oficiales de Judas argumentan que Judas demuestra «la gran diversidad de perspectivas dentro del Cristianismo primitivo… durante su período de formación».  Ellos tachan a los Padres Cristianos del segundo siglo (quienes denunciaron el error gnóstico) como ‘cazadores de herejes’, dejando la impresión que toda la historia de Jesús y la fe Cristiana está abierta a cualquier interpretación.

Nada ha cambiado.  Hemos sabido de esta ‘diversidad’ del segundo siglo durante 1800 años.  El ‘mito de una religión monolítica’ es un hombre de paja. La Iglesia del siglo 20 no estaba tomada por sorpresa cuando se descubrieron los 52 textos gnósticos en Nag Hamadi, Egipto en 1945.  El evangelio de Judas no es ‘explosivo’ como alegan. Simplemente sube la cuenta a 53 documentos.

Judas contiene todas las nociones típicas (y radicales) del gnosticismo ‘Setiano’ (del nombre Set) del segundo siglo.  Dios el Creador es un demonio malo; los reprobados de la historia del Antiguo Testamento – Caín, Esaú, Cora, y los sodomitas – son los verdaderos héroes.  Adán, Abraham, Isaac, Jacob, y los profetas sólo son dignos de burla. Judas claramente se encaja con este prototipo para los héroes gnósticos. En Judas Jesús siempre se está riendo.  En El Segundo Tratado del Gran Set, un documento gnóstico de Nag Hamadi, Set/Cristo se ríe de Dios (Yahveh) quien dijo «Yo soy Dios y fuera de mi no hay otro». Se ríe además de la ignorancia de aquellos que pensaban que estaban crucificando a Cristo (ya que realmente fue Simón de Cirene en la cruz).  Set/Cristo sabe que Dios (Yahveh) es un tonto, y que arriba de él está el Gran Espíritu. En otro texto gnóstico, El Hipóstasis de los arcones, ¡la diosa gnóstica arroja a Yahveh al infierno!

Es un fraude teológico sugerir que estos textos gnósticos testifican a una diversidad Cristiana o a diferentes perspectivas.  Cuando comparamos los evangelios gnósticos del segundo siglo y los Evangelios tradicionales del primer siglo, vemos que representan dos religiones opuestas, similares únicamente en el uso de algunos términos Cristianos.  Es un fraude sugerir, como lo hace Pagels, que esta ‘diversidad’ del segundo siglo (lo que los Padres Primitivos denominaban apostasía) fuera típica del Cristianismo del primer siglo. Es un fraude sugerir que quizás Jesús fuera un gnóstico.  Pagels da a entender que los creyentes del ‘período de formación’ no podían decidirse entre dos versiones del Cristianismo (cosas tan diversas como lo son el Cristianismo y el ateísmo), y que ambas corrientes luchaban por ser aceptadas. Ella pide que apliquemos una ‘hermenéutica de sospecha’ posmoderna a la versión tradicional del Evangelio, lo cual, dice Pagels, eventualmente se impuso sobre el mundo en los siglos tres y cuatro por los ‘ganadores eclesiásticos’ sedientes de poder.

Tal vez debemos aplicar una ‘hermenéutica de sospecha’ a los eruditos como Ehrman y Pagels, ambos ex-evangélicos, quienes saltan sobre estos textos recién descubiertos para promover  su propia versión de relativismo espiritual y teológico. Ágilmente se presentan ante los medios masivos, y producen un relato absurdo del Cristianismo primitivo. Ellos piden que creamos que uno de los movimientos religiosos más exitoso en toda la historia humana comenzó con una confusión radical y con delirios de incertidumbre.  Los documentos como el ‘evangelio’ de Judas son ‘evangelios’ solamente para algunos eruditos como Ehrman y Pagels, ya que tal confusión significa que un ‘Cristiano’ hoy puede creer cualquier cosa que quiera – y con consciencia limpia. Erhman pide «tolerancia en la diversidad Cristiana». Pagels ha escogido una mezcla del Cristianismo y budismo, y admite que se encuentra atraída de manera extraña al gnosticismo.

Esta ‘nueva versión del Cristianismo’, popularizado por Dan Brown en su novela y película exitosas, no son noticias confiables para la persona que desee un relato histórico de los orígenes de la fe Cristiana y la persona de Jesús.  

A %d blogueros les gusta esto: