EL ALTAR DEL HOLOCAUSTO

Por T. Desmond Alexander

Reforma Siglo XXI, Vol. 20, No. 1

“EL ALTAR DEL HOLOCAUSTO DESTACA LA NECESIDAD DE EXPIACIÓN Y CONSAGRACIÓN SACRIFICIAL”.

El altar del holocausto era uno de los rasgos más visibles en el patio del tabernáculo y, posteriormente, en el templo de Jerusalén . Debido a que estaba situado entre la entrada al patio y la entrada que conducía al Lugar Santo del santuario, nadie podía entrar en la presencia de Dios sin encontrarse primero con este enorme altar . Su ubicación central es significativa, ya que recordaba a los adoradores de Israel que el acceso a Dios dependía de la eficacia de los diversos tipos de sacrificios que se presentaran sobre este . Estos sacrificios eran vitales para asegurar que el pueblo pecador y contaminado pudiera acercarse a la santa presencia de Dios con seguridad .

Para apreciar la función del altar ubicado fuera del santuario donde Dios moraba, es útil observar que los rituales de expiación asociados con el altar del tabernáculo / templo se originaron en el monte Sinaí, cuando los israelitas entraron en una relación de pacto única con Dios.

Al llegar al monte Sinaí, los israelitas tenían estrictamente prohibido ascender a la montaña (Éx . 19:12-13) . El monte Sinaí fue apartado como santo, y se colocó una barrera alrededor para evitar que el pueblo ascendiera . Solo a Moisés se le permitía subir; cualquier otra persona que intentara hacerlo debía ser ejecutada .

Esto cambió, sin embargo, después de que Dios hizo un pacto (o tratado de amistad) con el pueblo . Cuando todo el pueblo afirmó su compromiso de obedecer la obligación del pacto, cuyas condiciones se dan en los Diez Mandamientos (Éx . 19:2-17) y el Libro del Pacto (Éxodo 20:22–23:33), representantes de los israelitas cruzaron el límite y subieron al monte Sinaí . A medida que se acercaban, experimentaron una visión extraordinaria de Dios (24:9-11) . Si bien su perspectiva estaba restringida, atestiguaron “bajo sus pies como un embaldosado de zafiro, semejante al cielo cuando está sereno” (v .10) . No solo vieron algo del majestuoso esplendor de Dios, sino que celebraron su nueva relación de pacto con Él al comer un festín en el monte (v . 11) .

Es importante destacar que, antes de que el pueblo pudiera inclinarse hacia Dios en el monte Sinaí, tenían que ofrecer sacrificios en un altar de piedra recién construido al pie de la montaña (vv . 4-5) . En este altar, los israelitas le presentaron a Dios dos tipos distintos de sacrificio: holocaustos y ofrendas de paz . Curiosamente, esta es la primera mención que se hace en la Biblia de las ofrendas de paz .

Poco después de este evento inicial para sellar el pacto, los israelitas construyeron el tabernáculo, una tienda muy orna- mentada diseñada para ser un lugar de morada para Dios   y una “tienda de reunión” donde el pueblo podía acercarse a Dios  Para facilitar esta última función, ciertos israelitas fueron santificados como sacerdotes. Sorprendentemente, el proceso con el cual fueron consagrados se asemeja a lo que sucedió cuando el pacto fue ratificado en el monte Sinaí Una vez más, se presentaron ante Dios holocaustos y ofrendas de paz (29:15-34)

El ritual para santificar a los sacerdotes adquiere un significado adicional cuando vemos que los israelitas pensaban que el tabernáculo era, entre otras cosas, un monte Sinaí en miniatura Las tres partes del complejo del tabernáculo representaban diferentes partes del monte El Lugar Santísimo era paralelo a la cima del monte; el Lugar Santo era paralelo al lado del monte; el patio con su altar de bronce era paralelo al pie del monte Así como los representantes del pueblo debían ser consagrados mediante sacrificios en un altar antes de ascender al monte Sinaí, los sacerdotes tenían que ser consagrados antes de entrar al Lugar Santo.

Con base en lo que dice Éxodo 29 acerca de la consagración de los sacerdotes levitas, los holocaustos y las ofrendas de paz lograban una serie de resultados. Aquellos que ofrecían  los sacrificios eran rescatados del poder de la muerte; el animal funcionaba como un sustituto, tomando el castigo que debía haber caído sobre los sacerdotes  Cuando eran untados con sangre tomada del sacrificio, quedaban limpios de la contaminación del pecado La sangre del altar era rociada sobre los sacerdotes para hacerlos santos. Finalmente, habiendo sido consagrados, los adoradores debían comer la carne consagrada del sacrificio.

Después de su consagración inicial, se esperaba que los sacerdotes presentaran cada día dos holocaustos, uno por la mañana y el otro por la tarde (29:38-43). Estos sacrificios diarios, que reiteraban lo que había sucedido cuando el pacto fue sellado, permitían a los sacerdotes acercarse a Dios.

La ratificación del pacto en el monte Sinaí fue una ocasión única, pero proporcionaba una ilustración importante de lo que debía suceder para que el pueblo pudiese entrar a salvo en la presencia de Dios . El altar del holocausto enfatiza la necesidad de expiación sacrificial y consagración, pero en el Antiguo Testamento, los sacrificios de animales solo daban acceso a una copia del templo celestial, y estos sacrificios tenían que repetirse diariamente . La muerte sacrificial de Jesús es un sacrificio perfecto, una vez y para siempre . En  la cruz, Jesucristo rescata, limpia y santifica a aquellos que confían solo en Él por fe . Solo aquellos que han sido hechos santos por Cristo pueden acercarse a Dios sin temor .

Dr . T . Desmond Alexander es catedrático de estudios bíblicos en Union Theological College y anciano de Fitzroy Presbyterian Church en Belfast, Irlanda del Norte . Es autor de muchos libros, incluyendo From Paradise to the Promised Land (Del Paraíso a la Tierra Prometida) .

A %d blogueros les gusta esto: