CÓMO DESATAR LA BENDICIÓN DE DIOS

Por El Apóstol Ben D. Zion

Reforma Siglo XXI, Vol. 8, No. 2

(Sermón predicado bajo mucha unción del Espíritu con grandes resultados en milagros de prosperidad)

Querida iglesia, hoy les tengo una revelación que me dio Dios esta semana. Estaba en ayuno y oración, pidiendo a mi Dios por los muchos que aún no experimentan la prosperidad, el poder de su unción. Y a solas con el Espíritu Santo, sentí que una luz entró en el cuarto, y me dirigió a la Biblia que estaba abierta en mi regazo. No lo sabía, pero la Biblia estaba abierta al pasaje que ahora quiero compartir con ustedes – 1 Reyes 5:9, y leemos en el centro de este versículo «allí se desatará, y tú la tomarás».

Las promesas de Dios son para todos (díganlo «son para todos»). Pero muchas veces las promesas no aterrizan en nuestras vidas. ¿Y por qué no aterrizan en nuestras vidas? Ud. dice «por falta de fe» y yo digo, «eso podría ser». Pero puede ser por otro motivo, que NO HA SIDO DESATADA TODAVÍA. Las promesas de Dios tienen que ser desatadas para que operen. Tienen que ser liberadas para que fluyan. Tienen que ser enviadas para que bendigan.

Ahora tomen sus Biblias, porque vamos a estudiar la Palabra de Dios, y quiero que marquen esas palabras: «allí se desatará». Lo primero que vamos a notar es este término ‘desatar’. Implica que algo está atado. Algo está impedido. Algo está inaccesible. ¿Se ha sentido como si aquel Mercedes Benz fuera inaccesible? ¿Ha creído que aquella carrera universitaria fuera inaccesible? ¿Cree que esa muchacha bonita es inaccesible para usted? Las bendiciones de Dios necesitan ser ¡DEEESAATAADAAS! ¡Desate, desate, desate!

El diablo es el gran Atador. El diablo quiere que usted no disfrute nada de este mundo, porque él quiere disfrutarlo todo. El diablo quería robarle a Dios y al hombre los beneficios de este mundo, y hasta hoy es usurpador, disfrutando él de todas las cosas del mundo. Está feliz. ¿Por qué el diablo debe tener todas las cosas buenas? ¿Se ha fijado que generalmente son los malos que tienen todas las riquezas, los carros finos, las casas grandes? El diablo lo disfruta por medio de ellos, porque ellos sirven al diablo. Pero ahora les tengo noticias. Ud. puede desatar aquellas cosas, quitárselas al diablo, desatarlas de los malos, y ¡TENERLAS UD! ¿Le parece? ¿Le parece? ¿Le parece? Diga: «Desato para mi las cosas del diablo». Ahí está. ‘Desatar’ quiere decir que alguien ató – y él que ató fue el diablo. Pero la Palabra dice: «allí se desatará». Y eso es lo que vamos a hacer hoy. Vamos a desatar bendición – ¿cuántos lo creen? Vamos a desatar prosperidad – ¿cuántos lo creen? Vamos a desatar éxito – ¿cuántos lo creen?

Pero yo no he terminado. Tomen sus Biblias de nuevo, y subrayen la siguiente frase: «tú la tomarás». Les digo que no es suficiente tan sólo desatar. ¡Ah! Cayeron en la trampa. Ya se me querían ir, ¿no es cierto? Querían ir corriendo a desatar todas esas riquezas que siempre querían. Pero si lo hubieran hecho, no reciben nada. Nada. ¿Saben por qué? Porque es necesario ‘tomar’ la bendición después de desatarla. Digan: «Hay que TOMARLA». Díganlo de nuevo. «HAY QUE TOMARLA».

Ud. puede desatar todas las bendiciones del cielo y de la tierra, pero no va a recibir ninguna. ¿Ve qué importante es que Dios me envíe con estas noticias? Por esto yo alabo al Espíritu Santo que me guió a este pasaje esta semana. Es por esto que tantos de ustedes han estado sufriendo tristeza, frustración, la falta de prosperidad. Tal vez usted desataba con toda la fe de Abraham. Pero no le llegaba la unción. ¿Sabe por qué? Porque usted no la TOMABA. Hay que tomarla, tomarla, tomarla. 

Yo quiero que todos abran las dos manos. En este momento yo voy a desatar esa bendición que usted quería. Yo siento una unción maravillosa en este momento, casi me da escalofríos, esta unción es una unción especial, es la primera vez que la siento. Dios me está diciendo que hay una persona aquí que quiere tomar su bendición de un carro. Y me está diciendo que hay una persona que quiere tomar su bendición de un mejor salario. Dios me está diciendo que hay alguien aquí que quiere tomar su bendición de una novia – y no cualquier novia, sino una novia bonita, inteligente y rica. Vamos a abrir nuestras manos, porque esta bendición es para usted Yo voy a desatar esta bendición, y usted debe tomarla. Mientras que yo oro en el Espíritu la bendición será desatada. En ese momento usted debe cerrar la mano para tomarla. El que no cierra su mano en el preciso momento no podrá recibir la bendición desatada, y volverá para siempre a ser atada y nunca más tendrá derecho a ella. ¿Listos todos? Abran las manos. Abran las manos. Desatemos la bendición. Se está desatando en este momento… iiaa aiiya abba caballa rica la manga rambo sacalabazooka…

Predicado en Gomorra, 2006

A %d blogueros les gusta esto: