BANCARROTA ORIENTAL

Por Dan Iverson

Reforma Siglo XXI, Vol. 18, No. 2

Mi hijo, Danny, llegó a casa de su práctica de béisbol japonés exclamando “papá, el entrenador nos está haciendo adorar el suelo”. El entrenador les había hecho inclinarse hacia el suelo en adoración. Llamé a un pastor japonés que dijo que esto era de hecho falsa adoración. Me recordó que Japón es panteísta, al igual que las religiones orientales en general. Todo es “dios”. No hay distinción entre el Creador y la creación. En esa visión del mundo, es apropiado adorar un campo de juego. Esto más adelante se convirtió en un problema para Danny en la práctica porque no quería inclinarse.

El primer error en la religión oriental es que no hay un Dios con D mayúscula. Los dioses son pequeños y muchos, incluyendo a los antepasados, el emperador, estatuas y miles más. Los ateos en Occidente son los que no creen en “Dios”; los ateos en Japón son los que no creen en “los dioses”.

El Islam tiene el error opuesto: solo un Alá trascendente sin inmanencia; no es Emmanuel ( “Dios con nosotros”).

En Occidente, hemos asumido a “Dios”. En mi denominación estadounidense, el primer voto de membresía a la Iglesia no es acerca de Dios, sino acerca del pecado. La primera pregunta a los miembros de nuestra denominación japonesa es precisamente acerca de la fe en “el Dios creador vivo y verdadero”. La segunda pregunta tiene que ver con el pecado, y la tercera con la salvación a través de Cristo.

Fuimos misioneros en Japón durante cuatro años antes de ver el primer japonés convertido. Sin embargo, en nuestro tercer año, un estudiante de la universidad internacional se quedó con nosotros. Compartimos el Evangelio con Phillip. Él profesó su fe en Cristo en un espacio de tres días. Pensé en todo el pueblo japonés que habíamos amado y con quienes compartíamos el Evangelio cuando venían a nuestra casa, pero sin fruto aparente. Finalmente entendí. Phillip era de las Filipinas, la única nación asiática “cristianizada”. Él creía muchas cosas correctas acerca de Dios. Creía que Dios es trino, santo, misericordioso y omnipotente, omnisciente, y así sucesivamente. A él le gustaba Jesús. Simplemente no había entendido la gracia.

El corazón de Phillip había sido preparado para el Evangelio al igual que los corazones de muchos gentiles temerosos de Dios del Imperio Romano, donde el Apóstol Pablo trabajó. Pablo fue primero a las sinagogas de cada ciudad. La influencia de los judíos y su creencia en un solo Dios estaba en todas partes. Cornelio y Lidia eran gentiles temerosos de Dios preparados para el Evangelio por esta influencia.

Sin una visión correcta de Dios, el Evangelio parece tonto e innecesario para los que tienen una visión religiosa oriental. Sin el omnisciente Dios, tres veces santo (Isa. 6: 3 ss), no hay entendimiento de pecado. No hay ni siquiera una buena palabra en japonés para el concepto de culpa ante un Dios forense. Por lo tanto, no es necesaria “la locura de la cruz”.

Si no hay un Dios absoluto, entonces no hay absolutos. Todo es relativo. Esta falsa visión del mundo también empuja al hombre hacia la autosuficiencia. Un famoso dicho japonés habla de un Samurái que no ha comido durante días, pero se limpia los dientes con un palillo de dientes. Él no puede demostrar que padece necesidad, la actitud opuesta del pensamiento del Evangelio.

Sin el temor a Dios, el temor al hombre domina. El temor a los hombres y los “resultados” increíbles que esta falsa visión del mundo puede producir podrían parecer buenos en la superficie. Puede producir excelencia, coches de calidad y una sociedad diligente y educada. Sin embargo, la motivación “sin Dios” centrada en el hombre y la motivación detrás de todas estas cosas aparentemente buenas también tiene un efecto tremendo que aparece en forma de la epidemia de depresión, la tasa de suicidio y  la disfunción familiar que se ven en Japón y otros países asiáticos. Las tasas de suicidio se han disparado en las economías de rápido crecimiento de Asia, entre ellas Japón, China y otras naciones. Los países asiáticos con altas tasas de ateísmo también tienden a tener altas tasas de suicidio. Si el hombre no es un ser creado a imagen de Dios, no tiene valor intrínseco.

Un hombre japonés que vino a Cristo en nuestra iglesia se emocionó mucho con el Evangelio. Hablando de su anterior visión del mundo sin ningún concepto correcto de Dios, dijo que era como tener un sistema operativo incorrecto en una computadora. Incluso si un buen archivo fuera abierto, no se puede leer debido a que el software del sistema está malo. Él dijo: “Los japoneses tienen que eliminar el software del sistema defectuoso y volver a instalar el software del sistema correcto donde el Dios vivo y verdadero es central. Entonces podremos entender el mundo, la verdad y el Evangelio”.

La religión oriental está en  bancarrota.  Escuchamos el sonido del gong a las 6:00 todas las mañanas desde el santuario sintoísta local para despertar a los dioses. No se despiertan.

Pocos japoneses creen realmente en el budismo y el sintoísmo. Es más cultural, como el cristianismo nominal de América. Un amigo es “anciano” en un santuario sintoísta y en un templo budista, pero no cree en ninguna de las dos religiones. Habiendo vivido en Asia durante más de veinticinco años, y visto el error de las religiones orientales y su impotencia, me sorprende cómo están surgiendo en el Occidente.

Por el contrario, los asiáticos están volando hacia el Evangelio desde sus creencias religiosas orientales. El crecimiento de la iglesia de Cristo en China, India, Nepal y otros países asiáticos está bien documentado.

Debemos esperar esto, ya que Dios ha prometido que las multitudes vendrían a él del Oriente, así como del Occidente (Is. 43:5 ss; Mat. 8:11).

Pablo dijo que el evangelio era una locura para los gentiles (1 Cor. 1:23) quienes tenían una baja perspectiva de Dios, como las religiones orientales de hoy. A partir de las Escrituras conocemos la verdadera locura: “Dice el necio en su corazón: ‘No hay Dios’” (Sal. 53:1).

Dr. Dan Iverson es  el  líder  nacional  en  Japón  de la agencia misionera Mission to the World, una organización de plantación de iglesias dedicada al crecimiento de la iglesia en el mundo.

A %d blogueros les gusta esto: