APÓSTOLES Y CHARLATANES

Por Guillermo Green

Reforma Siglo XXI, Vol. 10, No. 1

Mas os ruego, hermanos, que os fijéis en los que causan divisiones y tropiezos en contra de la doctrina que vosotros habéis aprendido, y que os apartéis de ellos. Porque tales personas no sirven a nuestro Señor Jesucristo, sino a sus propios vientres, y con suaves palabras y lisonjas engañan los corazones de los ingenuos (Romanos 16:17,18).

A veces cuesta que la gente vea la realidad. Llegamos a acostumbrarnos tanto a una secuencia de cosas, que ya no podemos ver la realidad de manera objetiva. Se realizó un experimento con cartas de naipe y un grupo de personas. En una baraja metieron corazones negros y espadas rojas. Después sentaron a una persona al frente, y comenzaban a enseñarles las cartas una por una, preguntando si veía algo raro. Al pasar todas las cartas nadie veía nada raro. Volvían a pasarlas más despacio. Algunas personas nunca veían nada raro. Otras personas se quedaban viendo las cartas malas pero sin poder decir qué era el problema. Otros en frustración decían que no sabían nada. Así es con muchas cosas en la vida – llegamos a acostumbrarnos a patrones de conducta, palabras, actividades – que perdemos la objetividad. Ya no podemos ver algo mal aunque nos den todo el tiempo de mundo para escudriñarlo.

Pablo el apóstol bíblico sabía esto, y es por eso que advierte a los Cristianos en Roma que se cuidaran de los que quisieran desviarlos de la doctrina que habían aprendido de las Escrituras y de los primeros misioneros Cristianos llegados a Roma. Pablo sabía que si prestaban oídos a lo que los falsos maestros repetían una y otra vez, podrían ser desviados. Pablo sabía que las palabras halagadoras y las lisonjas de los falsos maestros podrían oscurecer la realidad, atrapando a los Cristianos en el engaño. Todos los autores del Nuevo Testamento advierten fuertemente contra los engaños de los falsos maestros, porque sabían que sus palabras serían atractivas y llamativas. De pronto el Cristiano no sabría si estaba escuchando la verdad o la mentira.

La historia se repite

Hoy en día la historia se repite en cuanto a los falsos maestros. En el periódico El Camino, distribuido en Costa Rica, leemos un informe del ‘apóstol Rony Chaves’. Lo que nos impacta es la gran diferencia entre este pseudo-apóstol y el Apóstol Pablo.

Jactancia y la promoción de sí mismo

El informe de Rony Chaves está repleto de referencias al ‘poder’ con que ministraba. Por ejemplo, se nos informa que muchos líderes y vecinos en Montevideo se acercaron «para recibir adiestramiento poderoso acerca del ministerio profético y la profecía en la Iglesia». También se nos informa que se realizaron «actos proféticos de gran importancia». Leemos además que «El poder de Dios se derramó marcando proféticamente a los adoradores». Mientras Rony Chaves promociona sus campañas con relatos de ‘poder y gran importancia’, el apóstol Pablo dijo que se jactaría de sus debilidades, porque en medio de su propia debilidad humana Dios cumplía sus propósitos (2 Corintios 12:9,10). Pablo, que sí era apóstol, nunca tuvo necesidad de tratar de convencer a sus lectores que había ministrado con gran ‘poder e importancia’. Al contrario, les recuerda que había llegado con debilidad, temor y temblor, no con palabras de impacto humano (1 Corintios 2:3,4). Y cuando los ‘super-apóstoles’ en Corinto lo obligaron a defenderse, Pablo sí se defendió. Pero no quería recurrir a ello, y dijo que hablaba como si estuviera loco, tanto le desagradaba hablar de sí mismo (2 Corintios 11:17,23). Pablo quería hablar sólo de Jesucristo crucificado, pero a los ‘super-apóstoles’ sí les gustaba hablar de sí mismos, haciendo comparaciones. Fueron estos falsos apóstoles quienes obligaron a Pablo a defender su ministerio. Pues Pablo termina diciendo que no puede gloriarse en nada de lo que había hecho, sino solamente en sus sufrimientos por la causa del Evangelio: 

Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte» (2 Corintios 12:10). 

Es fácil distinguir a los charlatanes. Se enfocan en sí mismos, se promocionan a sí mismos, y se glorían en sí mismos. 

Esoterismo vs. Evangelio

En el informe de Rony Chaves se nos cuenta que su equipo, con 15 automóviles, subieron a la cima de un monte para reprender y «romper toda maldición de Satanás sobre la nació. Rony Chaves realiza sesiones esotéricas, mientras el apóstol Pablo simplemente le encarga a Timoteo: «Predica la Palabra a tiempo y fuera de tiempo» – nada más. No encontramos a Pablo subiendo montes para guerrear con el diablo. Predicaba a Cristo y llevaba palo. Como todo verdadero siervo de Dios, imitando a nuestro Señor en primer lugar. Pero como Rony Chaves, y otros como él, no quieren acatar las palabras de nuestro verdadero Maestro Jesucristo, y se creen mayores que él, recurren a técnicas nunca estipuladas por Dios. Jesús nos recuerda que el siervo no es mayor que su maestro, y que los siervos serían aborrecidos y perseguidos como lo fue el Maestro (Mateo 10:22-25). El ejemplo que Jesucristo le dejó a la Iglesia era la predicación de la Palabra. Leemos en Marcos 1:38, después que se difundió su fama al hacer sanidades, que dejó plantada a una gran multitud para ir a predicar: «Él les dijo: Vamos a los lugares vecinos, para que predique también allí; porque para esto he venido».

En el informe apostólico de Chaves leemos otras frases que intentan impresionar a los ingenuos, como la siguiente: «El poder de Dios se derramó marcando proféticamente a los adoradores». Parece que se trata de algún tatuaje, eso de ‘marcados proféticamente’. ¿No será la marca de la bestia más bien? Es obvio que Chaves intenta manipular a sus lectores con estos misterios proféticos, haciéndoles creer que algo grande y misterioso aconteció ese día. Obviamente el apóstol Pablo de la Biblia nunca tuvo que intentar probar su autenticidad con tales pobres tonteras. Pablo rechaza toda técnica ocultista y esotérica, y afirma que todo lo que habla y hace es patente y abierto a prueba por cualquier ser humano: «Antes bien renunciamos a lo oculto y vergonzoso, no andando con astucia, ni adulterando la palabra de Dios, sino por la manifestación de la verdad recomendándonos a toda conciencia humana delante de Dios» (2 Corintios 4:2 ).

Los charlatanes intentan impresionar con ‘poder’ y ‘misterios’. El verdadero siervo de la Palabra encuentra todo lo que necesita en el sencillo Evangelio de Jesucristo.

El chamán pasa los poderes

Leemos que Rony Chaves dejó un liderazgo que fue «activado proféticamente». Admito que no sé qué es esto. Lo que sí sabemos es que no es una forma bíblica de capacitar a los líderes. Pablo el apóstol nos dejó la fórmula, cuando insta a Timoteo: «Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros. Tú, pues, sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo» (2 Timoteo 2:2-3). 

Pablo, siguiendo el ejemplo y mandato de Jesucristo, ordena a Timoteo a que busque hombres idóneos, y que les enseñe el depósito del Evangelio sin cambiar una sola palabra. Es por esto que Pablo conjura a Timoteo «delante de muchos testigos». La forma bíblica de capacitar y entrenar a líderes es: asegurar su llamado de Dios, y enseñarles la doctrina ‘una vez dada a los santos’ (Judas 1:3). Esto es un proceso que debe ser tomado en serio, de acuerdo al término ‘encargar’. Lo que Timoteo estaba transmitiendo era un ‘encargo’, no era suyo propio, sino de Dios, por medio de Pablo, por medio de sus enseñanzas y las Escrituras, por medio de Timoteo, a los hombres fieles, quienes también debían enseñar a otros. Es decir – la encomienda es seria, y el proceso es profundo y largo que abarca muchas generaciones (Pablo -> Timoteo -> hombre idóneos -> otros). También abarca sufrimiento como soldado de Jesucristo – algo que Rony Chaves nunca menciona.

Los charlatanes, con una visita a Montevideo, pueden dejar ‘activados’ a muchos líderes – como si fuera un acto mágico que se asemeja más a Harry Potter que al Evangelio. El apóstol Pablo sigue en la linea de todos los verdaderos profetas y apóstoles bíblicos, insistiendo en el discipulado, la enseñanza seria, y el contexto del pueblo de Dios (los ‘muchos testigos’).

Las palabras engañosas tienen como meta servir a una sola persona – la que las dice. ¿Será por esto que el informe de Chaves incluye también una cuña para su libro #49 que ‘estará disponible a partir de los primeros días de diciembre’? El apóstol Pablo nos advierte que los charlatanes sirven sus propios vientres. En todo el Nuevo Testamento no encontramos a ningún apóstol promocionando sus otros escritos para la venta. ¿Se puede imaginarlo? Pablo termina su epístola a los Romanos diciendo: «Y recuerden que pueden conseguir mi libro de primera y segunda Corintios con precios descontados, ahora con pasta de lujo y mi autografía …»

El bombardeo hoy de palabras suaves pero engañosas está desviando a muchos ingenuos. Ya no distinguen la realidad del Evangelio. Creen todo lo que oyen. Pablo advirtió a la Iglesia de su época que vendrían falsos maestros promocionándose a sí mismos, y desviando a los ingenuos del verdadero Evangelio. Parece que la historia siempre se repite, ¿no?

A %d blogueros les gusta esto: